25 aniversario

 

Libro 25 Aniversario del Consejo de la Juventud de Zaragoza. (Descargar)

 

Prólogo del libro "25 años Participando desde el Asociacionismo"

Desde el Consejo de la Juventud de Zaragoza llevamos más de veinticinco años ¡haciendo ruido!. En estos años, por aquí han pasado muchos jóvenes de la ciudad con ganas de contribuir a cambiar el mundo, su entorno y su ciudad. Haciéndolo desde diferentes perspectivas y desde diferentes enfoques y matices: la solidaridad, la cooperación al desarrollo, la igualdad, la Educación en el Tiempo Libre, el Medio Ambiente, la política, el sindicalismo, la investigación científica, la defensa de los derechos y cualquier otra de las cosas que verdaderamente nos preocupan a los jóvenes, ya que aunque el empleo y la vivienda son un problema real que debemos de trabajar y buscarle solución, no son los únicos que nos preocupan también nos preocupan otras cosas y queremos que se nos reconozca por ello como un agente de cambio social más.

El Consejo, a lo largo de estos años siempre ha intentado apoyar y ser el altavoz de todas aquellas luchas y reivindicaciones que los jóvenes de la ciudad consideramos como prioritarias. Hemos ido cambiando conforme ha cambiado el modelo de sociedad, hemos promovido procesos de intercambio, de comunicación, hemos realizado muestras asociativas, ferias de expresión artística, cineforums, encuentros, conciertos, charlas, conferencias… y todas aquellas cosas que se os puedan ocurrir. Pero nuestra labor no consiste en realizar actividades, para eso ya están las distintas entidades miembro, nuestra labor es poner en comunicación, prestar nuestro apoyo y propiciar procesos de encuentro e intercambio de opiniones, ideas o iniciativas entre los jóvenes y sus asociaciones. En definitiva promover la participación.

Además de todo esto, hemos intentado ser la conciencia del Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Zaragoza. Somos nosotros, los jóvenes, los que siempre hacemos propuestas para mejorar los proyectos y servicios, aquellos que les recordamos que cualquier política pública debe de responder a una necesidad real del colectivo a la que va dirigida… por supuesto y aunque esto parezca muy utópico, a la hora de la verdad no siempre nos hacen caso o no siempre compartimos los mismos intereses y las prioridades. A pesar de ello continuamos y continuaremos trabajando para mejorar, cambiar, diseñar e impregnar de nuestro estilo a las políticas de juventud.

Somos conscientes de las nuevas realidades y aunque creemos que una forma de participar en la sociedad es mediante el asociacionismo, que en esencia consiste en juntarse para defender unos objetivos y fines que compartimos todos los miembros. Nuestro actual modelo de juventud, huye de la burocratización y la burocracia, por ello se forman grupos informales desde los que trabajamos por objetivos, fines y sueños comunes que decidimos no formalizar como asociación. Desde el Consejo también queremos contribuir y ayudar a estos grupos, que en definitiva son una nueva forma de participación social, que hay que promover, apoyar, propiciar y defender.

En estos últimos años hemos realizado un esfuerzo por ser coherentes con aquello que creemos que es importante y por ello hemos realizado un documento, que llamamos Desiderata, y en el recogemos todos los principios que queremos poner en práctica para que nuestras acciones contribuyan a no continuar siendo cómplices de la destrucción de nuestro planeta: hemos apostado por lo reciclado, por las comunicaciones electrónicas, por la banca ética, por el comercio con justicia, por contratar servicios a empresas pequeñas de jóvenes que están empezando, a empresas de reinserción social, o a cooperativas de iniciativa social. Y otras ideas que llevamos en mente y que poco a poco vamos implementando y llevando a la realidad.

Además gestionamos dos centros municipales que van destinados a las asociaciones juveniles, lo que supone que podemos ser partícipes de la autogestión de los servicios públicos y que estos realmente respondan a las necesidades de las asociaciones juveniles, estos centros que tienen un objetivo en común: apoyar a los jóvenes para que se puedan asociar, juntar, en definitiva realizar actividades en común. Lo hacen desde dos perspectivas distintas: en el Centro de Préstamo, prestamos materiales para la realización de actividades (equipos de música, proyectores multimedia, etc…) y en el Centro de Servicios, prestamos infraestructuras (salas de reunión, ordenadores, wifi, etc...).

Hace 25 años que el Consejo de la Juventud de Zaragoza se constituyó legalmente, pero se trato de un simple formalismo, ya que se empezó a gestar en el año 1980, la idea era crear una plataforma real de participación para los jóvenes. Esta idea es la que sigue constituyendo la base/los cimientos de esta casa que es el Consejo. Casa construida por personas, entidades, colectivos, ideas, acciones y reivindicaciones. Con este libro queremos recoger todas estas luchas, estas inquietudes y este pedacito de la historia viva de la ciudad. Te invitamos a que lo leas y a que te adentres de nuestra mano en la rebeldía de la juventud, en la construcción de nuestro modelo democrático, en la reivindicación de la calle como espacio propio y todas aquellas acciones que se desarrollaron en pro de fomentar la participación de los jóvenes, de promover cambios en la vida social, económica, cultural y política de la ciudad de Zaragoza. Pero no solo miramos atrás en el tiempo, sino que hoy seguimos haciendo ruido.

Pero todo esto no acaba aquí, el Consejo todavía tiene 25 años y todavía es joven, nos queda mucho por aprender, mucho por hacer, muchos errores que cometer y mucho camino que recorrer. Seguiremos luchando por cambiar y mejorar nuestra ciudad, Zaragoza. Y con ello estaremos contribuyendo a mejorar nuestro mundo.